Hay personas que se ganaron el beneficio del silencio. Son aquellos a los que cuando quieren dar su punto de vista, agregar un comentario o simplemente hacer un ruido; uno tiene que frenar, olvidar lo que está haciendo, mirarlo, prestar atención y dejarlo hablar. Y escucharlo. Porque además del contenido y el conocimiento que dejan en cada oración, estos sabios no suelen hablar seguido. Como dice el refrán, el sabio normalmente calla. Una de esas voces autorizadas para hablar es Juan Román Riquelme. El ídolo de Boca dio su veredicto tras la final de la Copa Libertadores y destacó a Nacho Fernández, jugador de River.

“River tiene un grandísimo jugador como Nacho Fernández, que es de una categoría superior. Ha tenido mucho de culpa para que nos empaten el partido porque la jugada que hizo es de un jugador diferente”, dijo Román. Y siguió: “Juega a la pelota y eso es lo más dificil; correr, corre cualquiera”.

Y quizás fue Nacho Fernández el arma secreta que nadie esperó en Madrid. El volante cerró un gran partido en el que siempre fue opción de pase. Supo manejar los tiempos y con su aceleración fue, junto a Juanfer Quintero, el único que cambiaba el ritmo del ataque del Millonario. Trató de buscar a Lucas Pratto entre líneas pero no siempre lo encontró. Hasta que luego de una pared con Exequiel Palacios, pudo conectar con el delantero, que logró el empate. Previo al gol, aceleró Nacho y fue a buscar la descarga al espacio. Cualidad del 26, llegar al área y no esperar dentro de ella.

El volante arrancó tirado contra la banda derecha y no gravitó hasta que empezó a cerrarse en el segundo tiempo. Encontró su lugar en el intervalo entre Magallán y Olaza y a las espaldas de los volantes, donde comenzó a recibir la pelota limpia; y por dónde se gestó la jugada del empate. Ya rota la línea de presión de los jugadores de Boca, Nacho tenía vía libre para encarar, patear de media distancia o filtrar pases para Pratto. Al cerrarse, Gonzalo Montiel aprovechaba el espacio libre que dejaba por la banda para sumarse al ataque. Otra opción que sorteó Nacho.

nacho fernandez posicionseleccion.jpg

Con la entrada de Juan Fernando Quintero y la salida de Leonardo Ponzio, Fernández tuvo que tomar un rol más participativo en la gestación de la jugada. Bajando a la altura de Enzo Pérez, se encargó del build up de River y de encontrar al colombiano en posición de ataque; con el que rotaba en la posición.

nacho recibe bajo buildup.png

No es menester destacar la polifuncionalidad con la que cuenta Marcelo Gallardo en un solo jugador. Nacho Fernández es un volante que ocupa toda la cancha, a lo largo y a lo ancho. Que marca, que te da la pelota tanto al pie como al espacio, que regatea, que busca patear al arco de media distancia y que llega a posición de gol tanto a la carrera y como un nueve más. Jugó por la izquierda y por la derecha. Por afuera y por adentro. Y en todas cumplió. Por eso, ni más, ni menos, Juan Román Riquelme destacó a Nacho Fernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s